La historia del día de acción de gracias

Publicado el noviembre 22, 2017

Alrededor del mundo existen muchas celebraciones similares en concepto al día de acción de gracias norteamericano, que toma gran parte de su significado de la celebración por una buena cosecha antes de la llegada del invierno. Pero lo que se conoce como los inicios de lo que es la tradicional celebración de acción de gracias que tenemos hoy en día se remonta a 1621, en los tiempos de peregrinos ingleses que emigraron a Norteamérica y trajeron sus celebraciones.

Source: en.wikipedia.org

Source: en.wikipedia.org

Cuenta la historia que en  Plymouth, lo que es ahora Massachusetts, se dio una cosecha especialmente abundante. Los colonos de Plymouth y los indios Wampanoag compartieron una fiesta de la cosecha de otoño la cual es reconocida hoy en día como una de las primeras celebraciones de Acción de Gracias en las colonias. Los hechos son ahora un tanto difusos, y se mencionan varias cenas de celebración por la misma época como “la primera celebración de acción de gracias”, pero lo que se sabe con certeza es que todo comenzó con una cena ritual, con grandes connotaciones religiosas de agradecimiento por las bendiciones de la cosecha.

Durante más de dos siglos, el día de acción de gracias se celebraba en las colonias y los estados de manera individual. No fue sino hasta 1863, en medio de la Guerra Civil, que el presidente Abraham Lincoln proclamó un día nacional de Acción de Gracias, que ahora se celebra cada mes de noviembre.

Source: amandine-ballout.monipag.com

Source: amandine-ballout.monipag.com

Ahora, aunque ciertamente la celebración ha cambiado de manera radical, y podemos ver quienes celebran con una hamburguesa de pavo en vez de la tradicional cena completa, el espíritu sigue vivo, y este día sigue siendo un día especial de unión familiar, de ver el juego mientras se ruega porque el pavo no quede seco, de ver desfiles impresionantes y coloridos, de tartas de calabaza y más comida de la que podrías imaginar comer en otra fecha.

Pero lo que este día es, en lo profundo de los corazones de quienes lo celebran, es un agradecimiento ruidoso y exuberante, tan grande como la generosidad y abundancia del país que a proporcionado sustento para tantos peregrinos. Y no solo los de la primera acción de gracias, sino los miles de caminantes de todo el mundo, que en algún momento de su historia decidieron quedarse en el país de los sueños, a darle más colores y contrastes, más riqueza y más razones para celebrar.