La lucha entre el estrés y el sistema inmunológico, ¿quién crees que va perdiendo?

Publicado el agosto 15, 2018

El ritmo de vida actual es cada vez más agitado, cada vez hay más presión por lograr un mayor rendimiento en lo que sea que hagamos y con esto, más presión sobre nuestros cuerpos. Es allí cuando el estrés se dispara, y utilizamos toda clase de métodos para mantenernos en funcionamiento bajo presión durante tanto tiempo como sea necesario. Así llegan los excesos en cafeína, comida azúcar, etc.

Source: souffrance-et-travail.com

Source: souffrance-et-travail.com

Ahora, si todo el mundo vive de esta manera, ¿qué tanto puede afectarnos realmente el estrés? La respuesta a esa pregunta es simple: mucho. El estrés está siempre asociado con problemas de salud, en parte porque, como mencionamos, puede afectarnos de manera indirecta al derivarse en comportamientos de compensación bastante excesivos y destructivos, y a la creación de vicios nocivos para la salud. Pero lo que muchas personas no saben es que en realidad, el estrés puede afectarnos directamente, y está relacionado con migrañas y problemas cardiovasculares.

El efecto del estrés está relacionado con la relación mente-cuerpo, y como la una puede afectar a la otra de maneras sorprendentes. Varios estudios realizados por la American Psychological Asociation demostraron que  las personas en circunstancias de mucho estrés tienen una respuesta fisiológica en contra de las enfermedades mucho más débil que las de una persona normal, ya que los grupos de prueba bajo situaciones de estrés tenían niveles de linfocitos en la sangre más bajos de lo normal cuando se les exponía a enfermedades. También se demostró que las heridas en estas personas tardaban de 2 a 8 días más en sanar.

Estos estudios dejan claro también que las personas bajo situaciones de estrés crónico podrían llegar a tener problemas inmunológicos  a largo plazo, ya que la presión contante en el cuerpo puede volver permanente la debilidad en el sistema inmunológico.

Así que cuando nos preguntamos quien gana esta lucha entre el estrés y nuestro sistema inmunológico, es claro que es el sistema inmunológico el que lleva las de perder. Por eso es importante ser siempre conscientes de nuestros cambios físicos bajo presión, mantenernos alejados de los excesos y más que todo, aprender a sacar unos minutos durante el día para relajarnos, un momento de paz que podría evitarnos muchas enfermedades, y dolores de cabeza literales, y metafóricos, y que realmente no nos cuesta más que organizar el tiempo. Por ejemplo, a la mitad de la tarde, en vez de ir por ese cuarto espresso doble,  siempre puedes ir por un poco de aire fresco, o escuchar algo de música relajante, pero principalmente, tratar de disminuir los niveles de tensión. Porque estar sanos es siempre la mejor forma de mantenernos productivos.

Si quieres saber más del tema y de cómo puede combatirse el estrés, visita  http://linkverde.com/el-estres-si-se-puede-controlar/