Lo que debemos saber acerca del Café

Publicado el junio 11, 2018

Muchas cosas sabemos, otras tantas suponemos, algunas han sido transmitidas generación tras generación, y otras simplemente desconocemos. Aquí, una rápida guía acerca de tan exquisito y mundialmente reconocido producto.

Desde las cálidas tierras de Etiopía, en Africa, viene éste producto de increíbles propiedades y usos que dependiendo de la altura en la que se da, genera diferentes sabores, aromas y texturas. Tenemos por un lado el Café Arabica, que se siembra a una altura aproximada de entre 950 y 2000 mts; tiene un sabor y aroma fuertes y es considerado de muy alta calidad. Los cafetos requieren de muchos cuidados pues son más sensibles a las plagas y cambios de clima. Su mayor productor: Brasil.

Por otro lado, los árboles del Café Robusta crecen a altitudes entre los 200 y los 800 mts, contienen un porcentaje mayor de cafeína que el tipo Arábica y no son tan delicados y susceptibles a los cambios ambientales. Su sabor es más amargo y pesado. Su mayor productor: Vietnam.

Coffee

Proceso

Existen varias formas de procesar el café y las más utilizadas actualmente son: Método Seco, Método Húmedo y Método y Semi-Lavado. Nos referiremos al método original y más antiguo de todos: el Método seco.

Luego de haber sometido a los árboles a los debidos cuidados, los granos están listos para ser recogidos. Se separan las cerezas de café del árbol y se llevan a una especie de terrazas de cemento (uno de varios métodos) para el Secado el cual sucede durante varias semanas hasta que se van endureciendo por la pérdida de humedad.

En éste punto se pasa al Trillado, que es la fase en la cual se remueven los granos de las capas exteriores (cáscara y pergamino) y algunas veces aunque no es totalmente necesario, es pulido para eliminar aún más los residuos que hayan quedado.

Luego del Trillado se pasa a la etapa de Selección, donde se escogen los granos por su tamaño y densidad. Cada país tiene una escala y clasificación diferentes.

Algunos Tipos de Café

De Colombia: Es una variedad de café con aroma y sabor fuerte. Considerado uno de los mejores cafés del mundo. Regiones que la producen: Manizales, Armenia y Medellín.

De Brasil: Su sabor es suave y dulce y es un poco diferente por ser cultivado en zonas de poca altura. Este café es el de mayor producción a nivel mundial.

De Africa: De la región de Tanzania y Kenia se produce un café muy aromático y ácido, contrario al originario de Etiopía que se destaca por su sabor frutado y de menor acidez.

De Asia: De los más reconocidos encontramos el café de la India que se distingue por su baja acidez, razón por la cual es usado para hacer otras mezclas.

De Jamaica: Una variedad bastante amarga en general, con excepción del llamado “Montaña Azul” que a parte de ser uno de los cafés más caros del mundo, es muy suave, dulce y aromático.

El consumo

Consumir café para algunos puede ser cosa de beber una taza y punto final. Para otros es un asunto serio, estricto y que requiere de un paladar profesional.

Aquí algunas consideraciones para tener en cuenta en caso de querer llevar la experiencia un poco más allá, y porqué no, deslumbrar a algunos…

1. Fragancia- Es necesario tener prueba de la fragancia que emite el café tostado y molido pero en seco.

2. Color- Aunque compartan un color similar, existen numerosas tonalidades que cada una de las variedades producen, y que es necesario tener en cuenta al momento de catar el café ya servido en la taza.

3. Aroma- Reconocer si se percibe un olor claro, definido, limpio, que no transmita sensación de moho o de tierra es factor clave en el proceso de cata.

4. Gusto- El primer sorbo de la bebida puede ser una explosión de sensaciones, por eso es importante ser meticuloso al momento de diferenciar un sabor ácido, uno amargo o dulce, el balance que existe entre todos y cual sobresale más que otro.

5. Cuerpo- Se podría describir como la sensación de peso y retentiva del sabor en las papilas gustativas. Por un ejemplo un café de la variedad Robusta pura se sentirá más pesado que otro que provenga de mezclas.

6. Post gusto- Es un ejercicio que se hace expirando suavemente por la nariz, como si se transmitiera el vapor del café desde la boca a la nariz y de esta forma se puedan percibir otra serie de aromas.

7. Valoración final- Luego de percibir el café casi con todos los sentidos, y de encontrar un equilibrio en las sensaciones y ya sin tener el café en la boca, permanece cierto resabio del sabor, lo que puede dejarnos alguna conclusión.

Para asegurarnos una experiencia que enriquezca nuestros sentidos e invite a una segunda y tercera oportunidad, debemos saber que al momento de consumirlo, el café debe ser fresco, esto quiere decir que haya sido tostado lo más recientemente posible, que su conservación desde ese momento haya sido correcta en el envasado y su protección contra la luz y la humedad.

En éste momento ya es cuestión de gustos… existen tantas combinaciones y formas de emplear el café, como por ejemplo bebidas: café latte, moka, espresso, frío o caliente. En la repostería: mousse, helados, cremas. Cocteles y bebidas con y sin alcohol, etc.

Lo que es cierto, es que la llegada del café hace varios siglos, puso a temblar el reinado que mantenía otra bebida de gran importancia: El Vino. Aún así, tanto uno como otro han sabido conquistar nuevos seguidores y mantener los conquistados. El café llegó a poblar el planeta entero permitiéndonos descubrir cada región por sus únicos sabores donde se reflejan las alturas, los cuidados de sus cultivadores, los procesos aplicados y la dedicación que es necesaria para que nos deleitemos con una bebida que seguirá dando de que hablar y probar.