Como decorar para San Valentín?

Publicado el febrero 4, 2018

Muchas parejas o grupos de amigos que quieren celebrar esta fecha de amor y amistad, seguramente ya tienen resuelto como van a pasar este importante día. Tal vez una reunión en un bonito restaurante, una fiesta con todos los que quieres o el mejor plan romántico a solas con tu pareja.

Hoy te presentamos algunas ideas sencillas para que decores tu casa con motivos de San Valentín, ya sea que esperes a tu pareja con la sorpresa o invites a tus seres queridos para una celebración.

No solo una decoración con corazones por todos lados es lo más apropiado para San Valentín. Puedes empezar a jugar con los colores, y claro está que el rojo es el protagonista. Acomoda uno o dos lugares en los que dispongas de flores a modo de arreglo en una vasija, o como solitario, es decir una sola flor en un florero delgado. Rosas rojas, o la que más te guste, puedes combinar rojo y blanco que harán un contraste maravilloso. También puedes jugar con los pétalos en la mesa de centro de tu sala y la del comedor.

La comida es importante, pero no hablamos del menú principal. Consigue un molde en forma de corazón y prepara una rica torta, de esa manera toda tu casa tendrá ese exquisito aroma tan contagioso. Puedes ponerla en el centro de la mesa de tu comedor. Otra opción es que en lugar de hacer una torta, prepara muffins para acomodar por estaciones en distintos lugares.

El objeto de decoración por excelencia, las velas. Por toda la casa y estrategicamente ubicadas funcionarán perfecto y se verán espectaculares. No quiere decir que repletes tu casa de velas, si no que crees lugares de luz apropiados para que ilumines varios espacios de tu hogar. Si tienen forma de corazón está bien, combina varias rojas, rosas y blancas, puedes poner algunas en vasijas de vidrio anchas y bajas para poner velas chicas a flotar en agua.

Sería bonito que armaras pequeños presentes para tus invitados. En bolsitas de tela, o para no complicarte un papel bonito que cortes en cuadrados medianos, pon adentro chocolates pequeños, o dulces rojos y blancos que la gente pueda encontrar en los puestos de la mesa, o que ubiques en una canasta a la entrada de tu casa.