¡El chocolate no es solo un postre!

Publicado el junio 29, 2018

 

Desde que el chocolate, originario de Latinoamérica y África, se dio a conocer en el mundo, el furor por este grano extraordinario ha crecido exponencialmente.  Sus usos iniciales se limitaban a bebidas y repostería, pero este producto es increíblemente versátil y se ha utilizado en numerosas recetas inesperadas a lo largo de su historia, en manos de miles de chefs de todas las culturas, pues esta delicia se ha ganado el corazón de todos.

Hablar del corazón es realmente muy apropiado con respecto al chocolate, pues no solo es un gran representante del amor y el regalo favorito para San Valentín, sino que también tiene propiedades nutricionales beneficiosas para este órgano, puesto que el chocolate puro tiene propiedades que inducen una reducción en la presión arterial. El chocolate tiene también vitaminas del complejo B, vitamina D y E; es rico en minerales como magnesio, hierro, fósforo y calcio, y tiene ese maravilloso efecto estimulante que lleva al cuerpo a producir endorfinas, lo que da alegría y que es lo que le hace tan popular.

Pero el chocolate se ha asociado siempre principalmente con el dulce, y aunque se utiliza en miles de cosas, desde tratamientos de belleza hasta fragancias, se le ve más como una golosina que como cualquier otra cosa, menos aún un alimento; y eso es realmente solo una parte de la historia. El chocolate va muy bien con otras comidas y puede ser parte incluso de un increíble plato fuerte. A continuación está una deliciosa receta de pollo con salsa de chocolate, fácil e inesperada, que nos ayudará a disfrutar un poco más de todo lo que el chocolate tiene para ofrecer.

Source:recetas.znoticias.com

Source:recetas.znoticias.com

Pollo con salsa de chocolate

Tome una pechuga  de pollo marinada en aceite de oliva, romero y albahaca, envuélvala en papel aluminio y déjela en el horno por 20 minutos a 220°C

Salsa:

Para la salsa, licue un guiso de cebolla y tomate con agua, uvas pasas, ajonjolí y maní para hacer un mole, la idea es que la consistencia sea espesa.  Funda el chocolate (unos 50 gramos de chocolate sin leche) y mezcle con lo anterior. Cocine a fuego lento. Una vez esté listo, bañe el pollo con la salsa. Si lo desea, puede añadir algo de picante a la salsa, para darle un toque extra y estará listo para disfrutar!