Buena alimentación: alimento de la semana ¡Soya!

Publicado el enero 8, 2018

 

En los últimos años,  se han discutido los efectos nutricionales y de salud de la soya una y otra vez. Esto se debe a los diferentes papeles que ha tenido este pequeño grano en la vida nutricional de las personas a través de la historia. La soya es originaria del este de Asia, y desde siempre se ha evidenciado como uno de los alimentos más versátiles, puesto que se pueden encontrar todo tipo de preparaciones  que han sido parte de la comida tradicional de muchas comunidades durante siglos. Los más conocidos son el tofu, la leche de soya y la salsa de soya.

Sin embargo, la historia de la soya no termina en Asia, de hecho, fue su expansión a diferentes zonas del planeta y el consecuente estudio de sus propiedades lo que nos llevó a los altos niveles de utilización de la soya en la industria alimentaria así como en otras industrias.

Source: vertmanature.com

Source: vertmanature.com

Durante años  la utilización de la soya en Norte América pasó de lo corriente a lo extraordinario, pasando por lo bizarro. En la época de la guerra civil, se utilizaba la soya como sustituto del café o incluso como forraje para el ganado. Posteriormente, se descubrieron las cualidades de la soya para fijar el nitrógeno a los suelos, y se introdujo en el sistema rotatorio de cultivos. Desde la industrialización, se ha utilizado la soya no solo para sus más típicos productos, como el aceite o la harina, sino para una gran variedad de productos, muchos de ellos fuente de los estudios impulsados por Henry Ford, como la utilización del aceite de soya en la producción de plásticos, así como otros usos en la industria de los automóviles en pinturas y barnices, o incluso en la producción de textiles, aunque este último no fue muy popular.

La razón por la que se utiliza la soya en preparaciones tan versátiles y diferentes, como la leche de soya, es por su alto contenido de proteína, lo que le convierten en un sustituto imprescindible para aquellos que por una razón u otra no pueden o no quieren tomar sus raciones diarias necesarias de proteína de una fuente animal.

La soya tiene altos niveles de minerales como el hierro, calcio, y zinc. Adicionalmente, no tiene colesterol, solo grasas buenas y ácidos grasos omega-3, y está comprobada que tiene efectos positivos en las mujeres con pre-menopausia y menopausia por sus propiedades para el balance hormonal. Es importante recordar que el hierro proveniente de las plantas no es fácil de absorber, por lo que es necesario consumirlo en conjunto con alguna fuente de vitamina C.

En general, se puede decir que la soya es tan nutritiva como versátil, así que aquí tenemos una deliciosa receta que puede ayudarnos a disfrutar de sus beneficios.