Como moldear tu cuerpo usando terapia de frío?

Publicado el abril 28, 2016
criolipolisis

La grasa acumulada ha sido un problema que ha afectado a miles de mujeres en todo el mundo, y encontrar la manera de deshacerse de ella es lo que se ha convertido en su objetivo principal. Para lograrlo existen muchas maneras, pero siempre es mejor tener en cuenta ciertos aspectos antes de decidir tomar acción.

Por ejemplo la genética, esa contextura física que las personas de tu familia siempre han tenido y que por ende tiendes a llevar, la alimentación que has llevado toda tu vida y tus actuales hábitos alimenticios, tus rutinas de ejercicio o los deportes que practicas. También debes pensar en lo que quieres para ti, si rebajar algunos kilos o simplemente eliminar alguna grasa localizada y empezar a tonificar tus músculos. Todos estos son factores decisivos a la hora de empezar a trabajar con mejorar lo que quieres de tu cuerpo, como esos gorditos en la zona de la cintura, la espalda o el abdomen, y como para todo hay solución, hoy te hablamos de la terapia de frío o Criolipólisis.

Para entender un poco más lo que significa, empecemos por descomponer  este término. La partícula “crio” se refiere a frío o helado, “lipo” nos habla de grasa y “lisis” significa dividir o romper. Con todo esto podemos decir que la Criolipólisis es una terapia que se encarga de usar el frío intenso aplicado sobre la piel, con el fin de deshacerse de las células de grasa acumuladas en algunas zonas del cuerpo.

Es un procedimiento no invasivo, que consiste en ubicar en el área a tratar, un dispositivo que encapsula la piel generando un vacío, y enfriándola entre los 0ºC y los -4ºC aproximadamente. Lo que sucede es que las células del tejido adiposo, donde se encuentra la grasa, se van a congelar y al descongelarse se destruyen. Estos residuos son posteriormente eliminados mediante el proceso metabólico regular. Ya que no se usan agujas ni ningún instrumento invasivo, la recuperación de la piel es muy rápida y los resultados son permanentes.

Cabe aclarar que no es un tratamiento que deba llevarse con la intención de perder peso u obtener una figura delgada, pues como en la mayoría de casos, se trata de un procedimiento de salud alterno ya que además debes llevar una alimentación balanceada paralelamente. Necesitas seguir teniendo una actividad física mínima para que tu cuerpo se mantenga saludable y no pensar que al hacerte esta terapia puedes descuidar tu alimentación y ejercicio.

Si bien consigues eliminar el exceso de grasa localizada, debes hacer otras cosas para mantener los buenos resultados de la terapia, ya que si te descuidas con la comida, eventualmente esos gorditos volverán a aparecer.

Consulta con tu médico tu estado de salud actual para que analicen tu caso y empieces a aplicar esta técnica en frío que se ha vuelto muy popular y efectiva.