Belleza: Lifting japonés, sin cirugías!

Publicado el septiembre 8, 2015

Pasar por el quirófano en nombre de la belleza, es una de las prácticas más conocidas y repetidas en los últimos años por quienes quieren cambiar, corregir o mejorar algún aspecto de su físico. Por muchos fanáticos que las cirugías plásticas acumulen, seguimos hablando de una intervención que de todas maneras conlleva riesgos, resulta muy dolorosa y los cuidados en la recuperación deben ser estrictos para garantizar no solo el éxito de la operación sino tu salud.

Para evitar correr este tipo de riesgos es que otro tipo de prácticas llegan a abrir distintas puertas y oportunidades, para quienes están interesados en lucir más jóvenes y cambiar su aspecto por uno que les agrade más. Es el caso del lifting japonés, un tratamiento de belleza que por medio de la terapia del drenaje linfático, la reflexología facial y el shiatsu moldean los rasgos de tu cara y tus facciones adquieren mejor presencia fortaleciendo los tejidos de tus músculos, y logrando que tu piel se vea más joven y luminosa.

Por supuesto uno de los mayores intereses de hacernos un lifting, es atenuar las arrugas poco a poco para verlas desaparecer, y que el peso de los años no nos persiga más. Pues bien, el lifting japonés logra disipar las líneas de expresión muy notorias mejorando a su vez la circulación facial para que la irrigación sea uniforme y tus células se mantengan oxigenadas.

Bien sabemos que el colágeno es el que ayuda a fortalecer nuestras células y proporcionarles elasticidad, y con el tiempo vamos disminuyendo su producción. Con este tratamiento se estimula la producción de colágeno y elastina y así ayudamos a vernos mucho más jóvenes y renovadas.

La idea es que se logre estimular la capa superior de la epidermis y las terminaciones nerviosas, también estimula los músculos subcutáneos y mediante dicha estimulación manual, incluso se logran niveles de relajación y plenitud emocionales tan presentes en la cultura oriental.

Las molestias no son comparables con las de un procedimiento quirúrgico, pues se aplican cremas hidratantes, se hace un peeling remineralizante, masajes musculares localizados, te aplican lociones a base de ingredientes naturales y todo el proceso resulta en verdad relajante.